Ir al contenido
¿Cuál es la forma "correcta" de comunicar sobre el cambio climático?
Cuando el pesimismo y el optimismo desenfrenado no funcionan, ¿qué queda? Todo.
18 de diciembre de 2023

"Agorero y pesimista" es una frase que se oye invariablemente en conversaciones, reuniones y artículos sobre el cambio climático. Durante la Semana del Clima de Nueva York de este año (uno de los dos mayores encuentros anuales de personas que trabajan en el cambio climático, junto con la COP), escuché estas palabras en todos los paneles o eventos a los que asistí. En la mayoría de los casos, los ponentes aseguraron que no se centrarían en las consecuencias del cambio climático, la peligrosa velocidad a la que avanza o cómo sería vivir en un mundo de 1,5 o incluso 2 grados. En su lugar, prometieron centrarse en temas esperanzadores. Este estribillo tan familiar me hizo recordar una época memorable de mi carrera en la que era una recién llegada al mundo del cambio climático y me esforzaba por entender el problema y saber cómo hablar de él. 

Hace casi una década, asumí un nuevo cargo como responsable de comunicación, recaudación de fondos y estrategia en el Woodwell Climate Research Center. Llegué con los ojos muy abiertos y muchas ganas de aprender todas las buenas prácticas de la comunicación sobre el clima, ya que no tenía formación académica en un campo relacionado con el clima: la década anterior había trabajado en museos. Aunque estaba segura de que esta formación me serviría en mi nuevo puesto, necesitaba ponerme al día sobre el clima. Así que leí innumerables artículos y libros, busqué las enseñanzas de mis nuevos colegas expertos en climatología y política, y seguí a las principales organizaciones medioambientales y líderes de opinión en las redes sociales y otros medios. A través de estos recursos, me di cuenta de que existía una amplia coincidencia entre la sabiduría convencional y las mejores prácticas. 

La creencia generalizada era que hablar del riesgo del cambio climático podía paralizar a la gente por el miedo y llevarla a la negación o la apatía, en lugar del resultado previsto: pasar a la acción.

Para empezar, el pesimismo se consideraba un gran "no-no" en la comunicación sobre el clima. La opinión generalizada era que hablar del riesgo del cambio climático podía paralizar a la gente por el miedo y llevarla a la negación o la apatía, en vez de al resultado deseado: pasar a la acción. Este enfoque puede resumirse claramente como: "Abajo el miedo, arriba la esperanza". También recibí constantemente consejos como: "Tienes que mostrar a la gente cómo va a afectar el cambio climático a sus carteras; eso es lo que realmente le importa a la gente". O: "No hables demasiado de adaptación al cambio climático, la gente pensará que en realidad no tenemos que dejar de usar combustibles fósiles". O incluso: "No necesitamos aprender más sobre el cambio climático. Hay que decirle a la gente lo que tiene que hacer o, mejor aún, lo más importante que puede hacer: la gente está ocupada". 

Estas creencias y buenas prácticas eran muy amplias, y había pocos matices sobre el público y los contextos en los que podían funcionar mejor. Dada mi mentalidad de recién llegado, me lo tomé todo al pie de la letra y seguí las normas. Hasta que empecé a tener experiencias que entraban en conflicto con las normas.

Hace unos seis años, formé parte de un grupo, que incluía a colegas del Woodwell Climate Research Center y a Spencer Glendon (que se convertiría en el fundador de Probable Futures), que decidió experimentar con las formas en que la ciencia climática podía ser útil en la toma de decisiones. Empezamos a mostrar a pequeños grupos de personas mapas de los impactos climáticos previstos (calor, sequía, precipitaciones e incendios forestales) que probablemente se materializarían en las próximas décadas.

Los mapas se basaban en datos de modelos climáticos que estaban bien establecidos y existían desde hacía tiempo. Sin embargo, estos modelos se habían utilizado sobre todo para investigaciones científicas que acababan en revistas especializadas dirigidas a la comunidad científica y no al público en general. El "experimento" consistía en extraer datos de modelos climáticos y ver si podíamos convertirlos en una herramienta de comunicación que presentara la urgencia y las repercusiones del cambio climático de un modo que resultara resonante, pertinente y motivador para los no expertos. Nuestro primer público objetivo eran los líderes de la comunidad financiera. 

Uno de los principales recuerdos de aquella época es cuando mis colegas revelaron mapas recién generados de probabilidades de sequía en diferentes escenarios de calentamiento en el Mediterráneo y el norte de África. Recorriendo la sala, observé que la gente se quedaba boquiabierta mientras otros jadeaban. El mapa requería poca interpretación o traducción de lo que estos cambios podrían significar para las personas, las plantas, los animales y las industrias de estas regiones.

Consideré que, para los estándares de las comunicaciones sobre el clima, se trataba de mapas "catastrofistas". Sin embargo, el comportamiento y los comentarios de la gente no parecían en absoluto apatía o parálisis. Algunos decían: "De verdad que no lo sabía". "Todo el mundo tiene que ver estos mapas", decían otros. Y más rápido de lo que creía posible, las conversaciones se convirtieron en acción. Se hicieron planes para campañas de comunicación pública y nuevas iniciativas en organizaciones influyentes. Para algunos, la trayectoria profesional cambió de rumbo.

Hoy en día, algunas de las personas que se encontraban en esas salas lideran apasionada y públicamente la acción por el clima en sus empresas, organizaciones y comunidades. Y esos primeros mapas sentaron las bases de lo que ahora es Probable Futures; una iniciativa de alfabetización climática que trabaja para democratizar la ciencia del clima y educar a la gente en todas las disciplinas y geografías. 

Llegar al fondo de las normas

¿Cómo podía mi experiencia entrar en conflicto con "las reglas" de la comunicación sobre el clima? Fue uno de los periodos más sorprendentes y desconcertantes de mi carrera. Estaba claro que tenía que volver a basarme en lo que se sabe que funciona a la hora de motivar a la gente para que se tome en serio el cambio climático y actúe. Empecé a preguntarme si las normas de comunicación sobre el clima podrían estar limitando la conversación sobre el cambio climático o, más aún, si podrían estar excluyendo a nuevas personas del movimiento por el clima.  

Así que empecé a indagar en la literatura de ciencias sociales relacionada con el clima. Como cabría imaginar, las respuestas son más complicadas de lo que podrían sugerir los ya mencionados consejos del tipo "Tienes que hacerlo". Tomemos, por ejemplo, el tema de la esperanza frente al miedo. Los resultados de las investigaciones sobre cuál es el mejor motivador son contradictorios y, a veces, no concluyentes. 

Los resultados de un estudio de 2021 en el que se mostraron a los participantes vídeos sobre el cambio climático con mensajes esperanzadores o temerosos "sugieren que los efectos de un único llamamiento a la esperanza o al miedo pueden ser exagerados", y los autores advirtieron contra "las afirmaciones de que las estrategias de comunicación sobre el cambio climático basadas en la esperanza o en el miedo son necesariamente óptimas". Un artículo de 2017 en Nature Climate Change encontró que "la base de evidencia actual" sobre la emoción en la comunicación del cambio climático "[no] apoya afirmaciones definitivas, simplistas y demasiado amplias sobre el efecto de las emociones específicas en las respuestas al cambio climático"; de hecho, los autores sostuvieron que cualquier respuesta a los mensajes sobre el cambio climático "está influenciada por las creencias, las visiones del mundo y las emociones existentes que cada individuo trae a la mesa." Si quieres profundizar más, estos artículos de Vox y Grist son exhaustivos y bastante reflexivos. 

Sin embargo, esto no quiere decir que no sepamos nada sobre lo que constituye un mensaje eficaz, sino que lo que sabemos es matizado y normalmente específico para un público determinado. Iniciativas como Potential Energy Coalition, Environmental Voter Project y Yale Program on Climate Change Communication (por nombrar algunas) han realizado un importante trabajo para comprender las motivaciones y actitudes de públicos específicos dentro de Estados Unidos, normalmente en torno a los resultados de las votaciones. Otro ejemplo es un estudio reciente de Earth Alliance y Harmony Labs que clasifica al público por valores y ofrece recomendaciones de mensajes basados en esos valores. Este tipo de conocimientos específicos del contexto pueden ser de vital importancia si se entienden con precisión y se utilizan cuidadosamente. 

Sin embargo, no había pruebas de que existiera un enfoque único de comunicación sobre el clima que motivara cambios de comportamiento a largo plazo. Aprender esto contextualizó mi experiencia con los mapas de la sequía: Este enfoque de comunicación concreto funcionó con este público concreto y estos mensajeros en aquel momento, y lo conseguimos experimentando. 

Este enfoque de comunicación concreto funcionó con este público concreto y estos mensajeros en aquel momento, y lo conseguimos experimentando. 

Se me ocurre que todos estamos experimentando con mensajes sobre el cambio climático, en diversas comunidades y con distintos grados de éxito. Para que no piensen que estoy exagerando, recuerden que el Papa -repito, el Papa-volvió a intentar movilizar a los líderes mundiales y a los devotos de la Iglesia católica con la campaña Laudete Deum. Mientras que su primer mensaje se centró en cómo la protección del clima encaja en el marco de la fe católica, el segundo fue una llamada urgente a la acción y una advertencia a nuestra generación: "A los poderosos, sólo puedo repetirles esta pregunta: ¿Qué induciría a alguien, a estas alturas, a aferrarse al poder, sólo para ser recordado por su incapacidad de actuar cuando era urgente y necesario hacerlo?".

Darse cuenta de que todos los comunicadores sobre el clima están experimentando podría considerarse desalentador, pero yo, en cambio, lo vi lleno de posibilidades. Fomentar la experimentación en la comunicación sobre el clima y eliminar las normas innecesarias o inaplicables podría ayudarnos a todos a mejorar, dar cabida a la sorpresa y a nuevas conexiones y, lo que es aún mejor, podría permitir que muchos más de nosotros nos convirtiéramos en embajadores de la acción por el clima en nuestras comunidades, utilizando cada una de nuestras habilidades, experiencias vividas e intuiciones únicas. 

Explorar el riesgo, la preparación y vivir bien en un clima cambiante

Mis colegas y yo lanzamos Probable Futures con este espíritu de experimentación y nos comprometimos a dejar que nuestra intuición y nuestros aprendizajes nos guiaran por el camino. Nuestra tesis era que podíamos comunicar el riesgo climático de forma mesurada e informada, pero empática, y generar conversaciones sobre cómo aceptar la magnitud del cambio climático con el que debemos vivir, prepararnos para él y evitar los futuros que traerían aún más desafíos. En otras palabras, optamos por mensajes realistas y prácticos y herramientas bien diseñadas, en lugar de intentar manipular las emociones. 

El resultado que esperábamos conseguir era normalizar el uso de la climatología en la toma de decisiones prácticas, desde la selección del lugar al que uno quiere mudarse hasta la evaluación del riesgo climático en su cartera de activos, pasando por la integración de las proyecciones climáticas en los códigos de construcción y el diseño arquitectónico. Y lo hicimos sabiendo que se trataba de un experimento. Sin duda, hubo muchas advertencias bienintencionadas por parte de la comunidad climática sobre los posibles riesgos de centrar nuestro mensaje en el riesgo climático, la resiliencia y la adaptación. En otras palabras, estábamos rompiendo las reglas. Pero en ese momento, teníamos suficiente experiencia para saber que merecía la pena seguir desarrollando nuestro enfoque poco convencional. ¿Qué podíamos perder por probar algo nuevo y compartirlo? 

Casi cuatro años después, hemos experimentado con muchos medios diferentes. Hemos desarrollado nuestros volúmenes educativos sobre Calor, Agua y Tierra, mapas interactivos de escenarios climáticos pasados, recientes y potenciales que abarcan todo el planeta y se escalan a nivel local, y herramientas de datos abiertos para democratizar los modelos climáticos, y pasamos gran parte de nuestro tiempo hablando en público y en privado con líderes de diferentes sectores y de todo el mundo. Aunque sólo el tiempo dirá si nuestro experimento (y el de todos los demás) es eficaz, nos anima ver que la preparación para el cambio climático y la creación de resiliencia se están convirtiendo en una norma en el mundo empresarial, la educación pública y los gobiernos locales, lo que nos da confianza para seguir adelante.

Una nueva ola de experimentación

Paralelamente, nos anima ver cómo crece la comunidad de narradores del clima y comunicadores cualificados que experimentan y exploran los límites difusos entre el miedo y la esperanza, la pérdida y la renovación, la injusticia y el empoderamiento. Y esa comunidad se está extendiendo mucho más allá de las principales ONG ecologistas, históricamente reconocidas como proveedoras autorizadas de información sobre el clima. Good Energy es un excelente ejemplo de una nueva e importante iniciativa. Su Playbook for Screenwriting in the Age of Climate Change es reflexivo y matizado, y reconoce la naturaleza sin precedentes de lo que están intentando hacer. Son traductores y asesores de una comunidad que conocen, entienden y creen que puede formar parte del cambio cultural y de comportamiento necesario para abordar el cambio climático con el alcance y la escala que exige. 

Con el espíritu de la experimentación, últimamente hemos estado probando algo nuevo con algunos colaboradores: la alfabetización climática y la comedia, una idea concebida en parte por algunos amigos brillantes y creativos de la Cumbre del Clima de Hollywood, que están experimentando por derecho propio. En la Semana del Clima de Nueva York, mi colega Spencer Glendon y yo unimos fuerzas con dos personas agudas, empáticas y, sobre todo, divertidas, para hablar de la preparación para el cambio climático: Esteban Gast y Pratima Mani. Juntos utilizamos el humor como herramienta para ayudar a la gente a adquirir conocimientos sobre el clima, afrontar la difícil realidad de que el cambio climático ya está aquí y empezar a pensar en las medidas cotidianas que podemos tomar para prepararnos y aumentar nuestra resiliencia personal y social. Para ello utilizamos prácticamente los mismos mapas con los que empezamos a experimentar hace seis años. Sin embargo, en lugar de asombro y júbilo, hubo risas y sonrisas entre el público. Puede ver el vídeo aquí.

Aquí hay cierta disonancia cognitiva. ¿Qué puede tener de gracioso un cambio climático que puede ser devastador para la población mundial? Pero los cómicos tienen un largo historial de denunciar verdades duras, desarmar al público para que se involucre en un tema que de otro modo podría incomodarles y utilizar su arte como herramienta para procesar el dolor. El cómico Pete Davidson lo dijo mejor de lo que yo podría en una reciente apertura en frío de Saturday Night Live: "...a veces la comedia es realmente la única forma de avanzar a través de la tragedia".

Lo importante es que nuestro planteamiento no consistió en centrar la comedia en el cambio climático en sí mismo, sino en utilizarlo como herramienta para implicar al público, como válvula de presión para aliviar la tensión cuando fuera necesario y para romper cualquier idea preconcebida sobre cómo debe ser o sonar hablar del cambio climático. Por el camino, abordamos temas como los umbrales de temperatura para la supervivencia humana, la inevitabilidad de que nuestra generación y la siguiente vivan con un clima en constante cambio, y la necesidad de aceptar el cambio a corto plazo y prepararse para él. Las reacciones del público fueron entusiásticamente positivas. 

Aunque este enfoque fue un experimento para Probable Futures, no somos ni mucho menos los únicos en probar con la comedia y el cambio climático. Por eso se fundó la Climate Comedy Cohort. Los científicos también lo intentan: véase el libro del Dr. Matt Winning Lío caliente publicado en 2022. Y mientras escribo esto, se ha lanzado Climate Science Breakthrough, que comparte vídeos de cómicos que traducen el lenguaje y los conceptos altamente técnicos de la ciencia del clima. 

Cuantos más comunicadores y narradores cualificados tengamos en el mundo, que den prioridad a la acción por el clima y hablen con autenticidad a sus comunidades, más probable será que consigamos la acción colectiva necesaria para abordar la crisis climática a gran escala. 

Por supuesto, la comedia no es la única forma de experimentar con la comunicación sobre el clima. Es simplemente un enfoque, y deberíamos fomentar muchos más. Cuantos más comunicadores y narradores cualificados haya en el mundo, que den prioridad a la acción por el clima y hablen con autenticidad a sus comunidades, más probable será que consigamos la acción colectiva necesaria para abordar la crisis climática a gran escala. 

Lo que sabemos con certeza

Hay 8.000 millones de personas en el mundo y subiendo. Teniendo esto en cuenta, sabemos con certeza que nunca habrá una forma canónica de hablar sobre el cambio climático y, desde luego, tampoco una organización canónica que esté sancionada para educar a todas las personas sobre el cambio climático. 

En relación con esto, conocemos un hecho de vital importancia sobre la naturaleza humana: Somos primates sociales. Cambiamos nuestro comportamiento cuando cambian las personas que nos rodean, y nos sentimos más cómodos aprendiendo de aquellos en quienes confiamos y con quienes nos relacionamos. Estos dos puntos me llevan a la conclusión de que, en lugar de dar normas a la próxima oleada de líderes climáticos, deberíamos darles ánimos, espacio para experimentar y herramientas para que adquieran conocimientos sobre el clima. 

Estos dos puntos me llevan a la conclusión de que, en lugar de dar normas a la próxima oleada de líderes climáticos, deberíamos darles ánimos, espacio para experimentar y herramientas para construir su alfabetización climática. 

Aunque llevo casi diez años, nunca olvidaré esa sensación de recién llegada. Tuve la gran suerte de tener acceso a expertos y recursos que me ayudaron a desarrollar mi propia alfabetización climática y a experimentar con enfoques de comunicación sobre el clima. Y mi esperanza es que, a través de Probable Futures, podamos hacer que la alfabetización climática sea accesible a narradores, cómicos, líderes empresariales, activistas, padres, profesores e incluso papas: cualquier persona preocupada por el cambio climático. Podemos darles los datos, y hacer que esos datos sean intuitivos y comprensibles, pero son ellos quienes están mejor situados para llevarlos a sus propias comunidades. 

Si usted es una de esas personas, le doy la bienvenida. Sospecho que es usted la persona adecuada para este trabajo.

Adelante,

Alison Smart